LA TRINIDAD ¿MITO O REALIDAD?



Estimados amigos,

   Este es un tema muy polémico, que ha levantado grandes controversias a través de toda la Historia, pero voy a tratar de expresar lo que pienso sobre los diferentes puntos de vista al respecto, comparándolo con las creencias que tenemos los Santos de los Últimos Días al respecto.
Es posible, que al definir las distintas posturas, cometa algún error, de antemano pido disculpas si así sucediera y ruego me corrijan para no exponer nada incorrecto.

   En primer lugar, veamos la definición que hace la wikipedia al respecto...

 La Trinidad es el dogma central sobre la naturaleza de Dios de la mayoría de las iglesias cristianas. Esta creencia afirma que Dios es un ser único que existe simultáneamente como tres personas distintas o hipóstasis:
Algunas confesiones minoritarias, como las iglesias unitarias, los testigos de Jehová y los pentecostales unicitarios, entre otros, rechazan esta creencia. Los mormones afirman creer en la Trinidad pero tienen una interpretación específica y radicalmente diferente del dogma mayoritariamente aceptado.1

   Como vemos hay aspectos comunes que no ofrecen ninguna disputa, como es que son tres personas diferentes, y que forman un solo Dios.  Pero, claro, al unir estos conceptos, se forman diferentes interpretaciones para hacer coincidir ambos conceptos.

   Un hecho muy significativo es que la palabra Trinidad no aparece ni una sola vez en la Biblia, tenemos que ir al siglo III para escuchar este concepto, ajeno, a mi entender, al cristianismo, pero que se popularizó y consagró entre los siglos III y IV, leamoslo en la wikipedia de nuevo...

En el año 215 d. C.Tertuliano fue el primero en usar el término Trinidad (trinitas). 
..//..
La fórmula fue adquiriendo forma con el paso de los años y no fue establecida definitivamente hasta el siglo IV:
La definición del Concilio de Nicea, sostenida desde entonces con mínimos cambios por las principales denominaciones cristianas, fue la de afirmar que el Hijo era consustancial (ὁμοούσιον, homousion, literalmente ‘de la misma sustancia’) al Padre. Esta fórmula fue cuestionada y la Iglesia pasó por una generación de debates y conflictos hasta que la «fe de Nicea» fue reafirmada en Constantinopla en 381.7

   Visto todo esto, nos centraremos en la sustancia y comprobaremos si hay un Dios, o tres Dioses, si son iguales en sustancia o en propósito.

    Antes de nada, voy a dar mi opinión, completamente subjetiva, del porqué se origina este dogma y de dónde arrastra los errores que creo contiene.
Lo primero es que los judíos siempre habían presumido de tener un único Dios, el Monoteísmo estaba altamente arraigado entre ellos y por ende, entre los cristianos. Al venir Cristo en la carne, siendo Dios, y prometer el Espíritu Santo, como sustituto a su presencia, se produce un trio de Dioses que confrontaban las tradiciones judías, máxime cuando Cristo afirmó en ocasiones que El era semejante al Padre.
Lo segundo sería que, al extenderse el cristianismo por todo el mundo, esta confusión se mezcló con las tradiciones de tríadas de Dioses, como la triada egipcia, la tríada babilónica, la tríada sumeria o la tríada griega (ver wikipedia), y asumieron este concepto que cuadraba con la nueva concepción de la divinidad cristiana.

   Sin entrar en mas detalles, veamos algunas Escrituras que demuestran claramente que Dios Padre, Jesucristo y el Espíritu Santo, son seres diferentes y separados y en absoluto consustanciales.

Mateo 3

3:16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
3:17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

   Es evidente que Cristo está en el río  Jordán, el Padre habla desde el cielo y el Espíritu se aparece en la señal de la paloma, indicando que cada uno ocupa un lugar diferente y que por lo tanto no pueden compartir sustancia alguna.

   Leamos ahora en Hechos 7

7:55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, 
7:56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. 

  Aquí tenemos la visión de Esteban, antes de ser apedreado, vió al Padre y al Hijo, juntos, uno a la diestra del otro... si tu ves dos personajes, uno a la derecha de otro... ¿como puedes afirmar que forman una misma sustancia?

  Por otro lado y desmitificando el monoteísmo, veamos algunos textos que desde el principio de la Biblia ya nos avisan que no era tan inamovible este principio como todos creemos, de hecho el nombre de Jehová o Yavhé no aparece hasta Génesis 2: 4, reconociendo diversos autores que en la Creación relatada en el capitulo 1 de Génesis la palabra Dios estaba originalmente en plural, leamos para corroborarlo...

Génesis 1

1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;....

y Génesis 3

3:22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, .....

  De hecho, algo que me sorprende es que, a pesar de la mística de la doctrina de la Trinidad y sus afirmaciones ininteligibles, dejando todo como misterio incomprensible, la iconografía cristiana retrata de forma mucho mas realista a la Trinidad....



  Por lo que observamos, se ve a Cristo junto al Padre, como seres diferentes y separados, unidos por el Espíritu Santo, que al ser invisible, se representa en la señal de una paloma, curiosamente toda la iconografía cristiana desmiente el mito de la trinidad.

   Vayamos pues, ahora, a la parte mas importante, cómo explicamos la Trinidad con la Biblia, y que significa la expresión de que hay un solo Dios. La Biblia contiene expresiones literales y expresiones simbólicas, hay que leer el contexto y saber identificar cual de ellas es la correcta.  Pongamos un ejemplo que creo identifica muy bien el concepto trinitario... el Matrimonio.   Leamos en Génesis 2

2:24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. 

   De la misma manera que es simbólico que un matrimonio sea una sola carne física y substancialmente hablando, el concepto de trinidad tiene el mismo sentido y lo vamos a ver con las Escrituras.

   Primero veamos algunas diferencias, para que podamos identificar que,  siendo iguales en divinidad, atributos y propósito, son diferentes en persona y sustancia

Juan 14

14:28 Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo. 

   Aquí vemos que Cristo reconoce que el Padre es mayor que El mismo, lo que impediría que fueran iguales en sustancia.

Juan 14

14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. 


   Aquí vemos de nuevo, que hay una separación entre el Padre y el Espíritu Santo, el cual será enviado en lugar del Hijo, nuevamente separación total de personalidad, lugar y sustancia.  Sigamos leyendo las Escrituras.

Juan 17

17:5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese. 

   Resulta evidente que estar al lado de alguien, no es ser ese alguien, y tener algo contigo, es estar en tu presencia, pero no en su esencia ni en su sustancia.

   Vayamos ahora a analizar los versículos que son mas claros al respecto de lo que significa verdaderamente la Trinidad, y que,  sencillamente,  es la unión de tres seres divinos, separados y diferentes en sustancia, pero unidos en propósito y obra, pudiendo así, como con el ejemplo del matrimonio, afirmar que son un solo Dios, sin que ésto se refiera a su sustancia, sino a su propósito.  O por decirlo de otra manera, es un lenguaje simbólico y no literal.

   Esta primera cita, quizá sea la mas controvertida y la mas usada para afirmar la trinidad tradicional, pero si la examinamos detenidamente, veremos que es completamente erróneo, leamos en Juan

14:8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. 
14:9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? 
14:10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. 
14:11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. 
14:12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. 
14:13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 
14:14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

  Dos cosas importantes podemos identificar en estos versículos, primero que nada, que Cristo no dice que es el mismo que el Padre, sino que está en el Padre, como el marido esta en la mujer y la mujer en el marido, pero siguen siendo dos personas diferentes, el Padre y el Hijo son iguales en poder, santidad, divinidad y bondad, pero están en perfecta unión espiritual, no física.
Lo segundo es que,  el decirle a Felipe que El era como el Padre y que llevaba mucho tiempo con ellos, no es una afirmación literal, sino una útil herramienta de enseñanza simbólica, que Cristo muy habilmente utilizaba con regularidad para enseñar alguna doctrina, como por ejemplo leemos en Marcos

3:31 Vienen después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle. 
3:32 Y la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo: Tu madre y tus hermanos están afuera, y te buscan. 
3:33 El les respondió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? 
3:34 Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 
3:35 Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.

   Evidentemente Cristo tenia una madre y unos hermanos, pero aprovechó su visita para ilustrar el principio de que todos somos hermanos, exactamente igual que le explicó a Felipe su relación con el Padre.

   Sigamos y veamos como es esa relación con el Padre y sobre todo, cómo nos relacionamos nosotros con Ellos, para ello, Cristo nos enseñó una hermosa parábola que se encuentra en 

Juan 15

15:1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 
15:2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 
15:3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. 
15:4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 

   Vemos, pues, que el concepto trinitario se extendería a todos los creyentes, no sólo a los tres Dioses, Padre, Hijo y Espíritu Santo, debiendo predominar en nosotros, ésa misma unidad que ellos tienen en perfección y gloria.

   Para ir terminando, tres citas que inciden en la unidad, la unidad de los santos, la unidad de los creyentes, la unidad de los hijos de Dios, a semejanza de la unidad de la verdadera Trinidad, Dios Padre, Jesucristo su Hijo y el Espíritu Santo

Juan

17:11 Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. 

   Cualquiera que lo lea comprende esta hermosa oración de Cristo a favor de sus discípulos y la hermosa enseñanza de estar unidos, como ellos están unidos.

   También leemos 

Juan 

14:20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. 

Cuan hermosas esas palabras, destruyendo las falsas enseñanzas de cristianos errados del siglo IV, dominados por emperadores que imponían su autoridad para la conveniencia de su Imperio y no para la Gloria de Dios.

Y para finalizar.

Juan 

17:20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, 
17:21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. 
17:22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. 
17:23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. 

   No sé si se puede decir mas alto, pero creo que no mas claro, no me queda nada que añadir, la trinidad tradicional es un mito que no aguanta la lectura sincera de la Biblia, ahora cada uno debe decidir si seguir la tradición de los hombres o la verdad de la Palabra de Dios.




7 comentarios:

  1. Hola Santi

    Nadie como Juan para darnos a conocer la verdadera naturaleza de Cristo, nadie como El para intruducirnos en la verdad, siempre tan claro y tantas veces tan poco entendido.
    Preciosas palabras de Juan, mi apóstol mas entrañable.
    De todos los temas tratados hasta el momento, este es el mejor explicado,el más certero, es .........

    JUAN ES ESPECIAL

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, completamente de acuerdo contigo, el apostol Juan nos aporta la dimension mas humana y divina de Cristo a la vez....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Santi

    Sobre el tema de la Trinidad se puede estar deacuerdo o no, se puede creer que son tres personas distintantas en una, se puede creer que es una que se ha desglosado en tres, o tres en una misma persona, a lo largo de la historia nos han contando lo que han querido contarnos, la verdad esque pocos eran los ilustrados y estos parece ser que nos querian tener engañados, pero tu exposición es clara y precisa y argumentada por Juan, no se puede añadir más.
    Yo también creo que hay tres personas distintas unidas en una .
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus amables palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Santi... muy buenos razonamientos con apoyo bíblico. Es imposible entender una trinidad como , es algo que no puede ser ni tiene ningún apoyo .
    Como tu dices, hay expresiones que se pudieran confundir pero solo son manera de hablar. No se puede coger textos sueltos para apoyar una idea. Hay que tener en cuenta toda la Biblia ,y esta nos muestra claramente que el Padre y Jesús son dos personas diferentes. Muy bien desarrollado Santi.Saludos!!!

    Eli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eli, me esfuerzo por presentar todos los articulos bien razonados con toda la Biblia, para que se entienda, aunque afortunamente, tenemos el Libro de Mormon y las revelaciones modernas que nos lo enseñan todo mucho mas claro, pero todo en armonía con la Biblia.
      Saludos

      Eliminar
  5. Buenas tardes
    Ustedes no son trinitarios
    Creen en una triada que es diferente
    Si al caso tienen argumentos biblicos los espero por WhatsApp en Colombia 3204907652
    gracias

    ResponderEliminar

Cualquier comentario es bien recibido si se hace con respeto y educacion. Los comentarios que no cumplan estas sencillas normas seran borrados.