MORMONES Y POLIGAMIA ¿Era un secreto?



En relación con la reciente publicación por parte de la Iglesia de tres ensayos sobre la Poligamia, ( ver artículo al final del Faro Mormón), se ha suscitado un encendido debate por como se ha recibido la noticia por parte de los Medios de Comunicación, coincidiendo éstos, en su mayoría, en tildar de que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de Últimos Días, ahora, de reconocer el pasado polígamo del primer profeta de la Restauración.

Nada mas lejos de la realidad, porque se nos acusa de haber ocultado la información y ponerla ahora con un envoltorio muy bonito, pero reconociendo que se había engañado hasta la fecha.

Aquí quiero manifestar algo muy claro, y es la diferencia entre ocultar información, o que se ignore la misma, es decir, que no se trata de haber ocultado o engañado a nadie sobre el Profeta José, sino que, por ignorancia, cuando no por mala fe, se intenta difamar a la Iglesia, diciendo cosas que no son ciertas.

Como pueden ver en la foto superior, he escaneado un libro antiguo que tengo de la iglesia, La Verdad Restaurada, escrito en 1961 en inglés y traducido al español en 1974, cuyo original poseo y se muestra en la siguiente imagen.

Como pueden ver, en la página 169, abajo derecha y subrayado,  también escaneada y adjunta, se puede ver como se enseñaba hace mas de cincuenta años que José Smith practicó el matrimonio plural. Eso resulta tan evidente como que la Iglesia, a raíz de estas faltas informaciones mediáticas, ha tenido que sacar un comunicado, indicando que es falso que esta información se ocultara, y que es publico que hace mas de un siglo que esto es conocido. Yo aquí les muestro, como mínimo, mas de cincuenta años de esta misma enseñanza.

Así es que mi consejo es que seamos prudentes en leer y comprender aquello que se publica, y contrastar todas las informaciones antes de hacernos un juicio o manifestar una opinión, que puede estar errada por completo.

Aquí les adjunto un articulo de los mencionados publicado en el diario El País, la semana pasada y un articulo muy bueno y clarificador, publicado por El Faro Mormón de Chile, leánlo y disfruten del mismo.





A continuación un ejemplo de la información difundida con la opinión errada...


La Iglesia mormona reconoce el pasado polígamo de su fundador

Joseph Smith tuvo entre 30 y 40 mujeres, algunas de ellas ya casadas con sus seguidores

Archivado en:



Retrato de Joseph Smith de la National Gallery of Art de Washington.
Quién lo iba a decir. Historiadores y fieles creían que Joseph Smith era el perfecto profeta. Muchos mormones sabían del pasado polígamo de su sucesor, Brigham Young, el hombre que condujo al rebaño de fieles hasta Salt Lake City (Utah). Pero dieron por buena la historia que les contaron de que el fundador de su fe vivió feliz en la monogamia junto a su esposa Emma hasta que la trágica muerte de él en 1844 en un linchamiento los separó.
Pretendiendo atajar las acusaciones largo tiempo planteadas de secretismo y conocedora de que quien acuda a Internet en busca de repuestas puede encontrar mucha hojarasca cuando no falsedad, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha ido desgranando una serie de ensayos online para abrir al público su historia, la verdadera.

Algunos de los matrimonios de Smith eran para la vida venidera
Y sin embargo, esa nueva crónica no resulta muy favorecedora para el padre del mormonismo, al que se creía monógamo. Joseph Smith tuvo entre 30 y 40 mujeres —algunas de las cuales ya estaban casadas, con seguidores de Smith— y al menos una de ellas era una menor de 14 años, Helen Mar Kimball, la hija de unos amigos muy cercanos al profeta.
En el último año, la Iglesia de los Santos de los Últimos Días ha ido colgando en su página web una serie de ensayos que tratan temas polémicos, tales cómo cual fue el proceso de traducción de Smith del Libro de Mormón —las escrituras sagradas de la Iglesia—; la poligamia o que los negros tuvieran prohibido el acceso al sacerdocio hasta 1978 —algo que ha quedado inmortalizado con ironía en el musical de Broadway Book of Mormon: “En 1978, Dios cambió de opinión sobre los negros”—.
Y sin embargo, a pesar de querer actuar en nombre de la transparencia, la Iglesia no ha publicitado esos estudios sobre su pasado, que están escondidos dentro de la web y hace falta una búsqueda o un enlace para llegar a ellos. Muchos de los mormones aseguran no tener conocimiento de esos ensayos, según la información publicada este martes por el diario The New York Times.
En 1890 y bajo presiones del Gobierno de EEUU, la Iglesia mormona ponía fin a la poligamia. Los mormones que no lo hicieron acabaron por escindirse y formar sus propios cultos, algunos de los cuales todavía existen. El caso más polémico fue el de Warren Jeffs, líder espiritual de una secta polígama en Eldorado (Texas), condenado en 2011 por agresión sexual a menores después de que más de 50 niñas fueran rescatadas de un rancho que hacia las veces de templo. Según el ensayo, algunos de esos matrimonio de Smith eran para la vida venidera, para después de la muerte, lo que suponía que no eran consumados con relaciones sexuales. Se supone que el matrimonio del fundador Smith con la joven Kimball unos pocos meses antes de que esta cumpliese quince años era ese tipo de unión, para el más allá.

Hasta aqui el artículo que se ha repetido en muchos otros medios, calificando de ocultacion o engaño, y como han visto, es todo lo contrario, aqui les dejo una información real y veraz de este polémico tema.

EL FARO MORMON

SANTIAGO, Chile – Importantes medios de prensa han reaccionado a la publicación de tres ensayos en la página web de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en cuanto al matrimonio plural en los primeros años de su organización. Los ensayos provén información clara y precisa en cuanto a este tema.
Muchas de estas agencias noticiosas y medios han tomado esta información y la han perfilado como un “reconocimiento público” de parte de la Iglesia a la práctica polígama del profeta José Smith como si anteriormente se hubiera guardado como secreto.
La agencia AP calificó estos ensayos como la aceptación de “un capítulo engorroso correspondiente a las raíces” de la Iglesia. La agencia Reuters (fuente de LaTercera.cl) dice que la Iglesia por años “ha intentado encubrir aspectos de sus historia” y ahora los estaría revelando. En CCN en español se lee que los “líderes mormones se había esforzado siempre por presentar a su profeta fundador como un hombre felizmente casado con una sola mujer” y en la BBC Mundo (replicado por Cooperativa.cl) comentaron en la misma línea pero fueron más allá diciendo que estas “revelaciones sobre Joseph Smith ha perturbado a los fieles”. A medida que se continúa leyendo la información proporcionada por estos importantes medios de prensa, más y más se revela los falsos conceptos que aún existen en la opinión pública sobre la Iglesia de Jesucristo y su historia temprana.
Para la Iglesia, en general, el matrimonio plural nunca ha sido un tema tabú. De hecho, dentro de la literatura básica de la Iglesia que cada miembro maneja en sus hogares (la Santa Biblia, El Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y La Perla de Gran Precio inclusive) se habla en diferente nivel de detalle en cuanto a esta práctica.
En las clases de la Escuela Dominical para adultos cada cuatro años se enseña el curso llamado “Doctrina y Convenios e Historia de la Iglesia” donde en varias clases se debería, al menos, mencionar la temática del matrimonio plural. En estas últimas décadas la enseñanza durante las clases los días domingo de los quórumes del Sacerdocio de Melquisedec (hombres adultos) y de la Sociedad de Socorro (mujeres adultas) es en base a los manuales de “Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia” cada año estudiando la vida y enseñanzas de uno de los presidentes de la Iglesia anteriores, y el matrimonio plural, para varios de ellos, fue una parte importante en su ministerio que se estudia. Los jóvenes entre 14 a 18 años asisten a clases de Seminario de Religión 4 veces a la semana donde tienen una clases homónima a la de la Escuela Dominical de adultos que deben cursar para graduarse en la cuales se menciona el matrimonio plural. En las clases impartidas en los Institutos de Religión, enfocadas en jóvenes mayores de 18 años, hay cursos similares y de mayor profundidad.
Adicionalmente hay una amplia variedad de literatura oficial y semioficial de autores y líderes de la Iglesia, tanto de manera impresa como digital, en los cuales se refieren en diferente extensión al matrimonio plural. Todo este material está al alcance de quién lo busque incluso de manera gratuita. Una muestra de esto es la publicación de estos tres ensayos que da una visión general del tema citando, incluso, a autores no mormones. A pesar de la información anteriormente disponible, la publicación de estos ensayos son de gran valor como punto de partida para quienes quieran profundizar en cuanto a la historia de la Iglesia desde fuentes fiables y de manera organizada.
Durante los primeros comienzos de esta práctica se mantuvo de manera confidencial y, debido al carácter personal de su aplicación, se tiene pocos registros sobre sus inicios y de los pocos registros que existen varios resultan ser confusos o incluso contradictorios. En la serie de tres ensayos que ha publicado la Iglesia agrupa parte de la información más importante, clara y confiable al respecto.
El primero de estos ensayos comienza explicando que “Los santos de los últimos días creen que el matrimonio entre un hombre y una mujer es la ley básica del matrimonio del Señor. En tiempos bíblicos el Señor mandó a algunos a practicar el matrimonio plural (el matrimonio de un hombre con más de una mujer). Por revelación, el Señor mandó a José Smith a instituir la práctica del matrimonio plural entre los miembros de la Iglesia a principio de la década de 1840. Por más de medio siglo se practicó el matrimonio plural por algunos santos de los últimos días bajo la dirección del Presidente de la Iglesia”.
La práctica del matrimonio plural no era nada raro en los tiempos del Antiguo Testamento, los profetas Abraham (quién tuvo hijos con 3 esposas), Jacob (quien tuvo hijos con sus 2 esposas y con 2 de sus siervas), Salomón (quién tuvo 700 esposas y 300 concubinas), David y Moisés, solo por mencionar algunos, vivieron de esa manera. A pesar de las bases bíblicas, el matrimonio plural era algo inusual y difícil de entender en los tiempos de José Smith, incluso para él mismo.
En el ensayo ya citado se especifica que “El Libro de Mormón identifica una de las razones por la que Dios lo mandó: para aumentar el número de niños nacidos en el convenios del evangelio con el fin de ‘levantar posteridad para [el Señor]‘.
“Del matrimonio plural resultó el nacimiento de un gran número de niños en hogares fieles santos de los últimos días”, lo que ayudó a establecer los cimientos humanos de la Iglesia emergente que ya sumaba muchas bajas debido a la persecución y al trágico éxodo hacia el oeste.
Debido a lo inusual de ésta práctica en a cultura contemporánea a José Smith “este principio [del matrimonio plural] fue uno de los aspectos más desafiantes de la Restauración, tanto para José personalmente como para otros miembros de la Iglesia” ya trajo consigo “controversia y oposición”. La restauración de esta doctrina y su práctica era parte de la “restauración de todas las cosas”.
El segundo de los ensayos explica que las revelaciones recibidas por el profeta en cuanto al matrimonio plural no se dio de una sola vez, sino por partes desde los inicios del 1830 hasta 1842 cuando se tiene el último registro. Estos registros informan de tres apariciones de un ángel quien le reveló esta doctrina al profeta. “Durante la tercera y última aparición, el ángel vino con una espada desenvainada, amenazando a José con destrucción a no ser que siguiera adelante y obedeciera el mandamiento completamente”.
Es sabido que, luego de su matrimonio con Emma Hales, el profeta se casó con su primera esposa plural, Fanny Alger, en Kirtland, Ohio. a mediados de la década del 1830. Esta unión plural terminó en separación antes de que los pioneros se asentaran en Nauvoo, Illinios. Luego del establecimiento de los pioneros a orillas del río Misisipi, “el primer matrimonio plural… tomó lugar cuando Louisa Beaman y José Smith se sellaron en abril de 1842. José se casó con esposas adicionales y autorizó a otros santos de los últimos días a practicar el matrimonio plural”.
Cabe destacar la siguiente aclaración. Actualmente en los templos de la Iglesia se realizan “sellamientos” o matrimonio “por el tiempo de esta vida y por la eternidad”. En los inicios de la Iglesia se hacía la distinción entre dos tipos de sellamientos, es decir, el sellamiento “por el tiempo de esta vida y por la eternidad” y el sellamiento solo “por la eternidad”. El primero de estos involucraba todas las obligaciones que conlleva un matrimonio tal como lo conocemos actualmente (incluyendo la posibilidad de tener relaciones sexuales) mientras que el segundo de estos casos prometían una unión que se haría efectiva a partir de la siguiente vida luego de esta.
Es muy difícil llegar a saber con exactitud en cuantos sellamientos tomó parte el profeta y más difícil aún es saber qué tipo de sellamientos eran. Las fuentes para hacer la distinción solo se limitan a los pocos testimonios que registraron sus esposas en cuanto al tema, pero varias de las que guardaron registro dijeron que su matrimonio era solo “por la eternidad”. En una de las notas al pie en el segundo de los ensayo se especifica que “estimaciones cuidadosas sitúan el número [de esposas de José] entre las 30 y 40” sin distinguir el tipo de sellamiento que se contrajo con cada una.
Uno de los datos que ha causado más revuelo es que, aún cuando la mayoría de las mujeres con que el profeta contrajo matrimonio tenían entre 20 y 40 años de edad, la edad de una de ellas salta a la vista de los curiosos. Helen Mar Kimball celebró su matrimonio con el profeta a los 14 años de edad. A pesar de ser evidentemente joven, la práctica de que las mujeres se casaran durante su adolescencia no era algo extraño en dicha época, incluso en países latinoamericanos era común aún a mediados del ciclo pasado.
Otro dato que llama la atención al estudiar con poca profundidad es que José contrajo matrimonio con mujeres casadas, incluso con mujeres cuyos esposos eran miembros de la Iglesia. El ensayo explica que “la mayoría si es que no todos los primeros esposos parecieran haber continuado viviendo en la misma casa con sus esposas durante la vida de José” y no se documentan reparos de parte de estos esposos sobre el sellamiento de sus esposas con el profeta. Es posible presumir que estos sellamientos eran solo “por la eternidad”. En el ensayo se explica que “estos sellamientos pueden haber proveído de una manera para crear lazos o vínculos eternos entre la familia de José y otras familias en la Iglesia. Esta practica es inexistente de la Iglesia en la actualidad.
La práctica del matrimonio plural fue muy difícil en sus inicios sobre todo para José y en especial para su esposa Emma. “Ella vaciló en su visión del matrimonio plural, en algunos puntos lo apoyó y en otros momentos lo denunció”. Se sabe que compartió su casa con al menos cuatro esposas plurales de José. Emma nunca dejó registro escrito sobre su pensar al respecto ni sobre sus conversaciones con José sobre el tema.
Ya en el Valle del Lago Salado, años después de la muestre de José y con Brigham Young a la cabeza de la Iglesia, la práctica del matrimonio plural se hizo más extensa entre los mormones.
No hay cifras exactas, pero se estima en su apogeo en 1857 la mitad de los mormones en Utah vivieron la experiencia del matrimonio plural ya sea “como esposo, esposa o hijo”. La mayoría de los esposos polígamos no reportaban tener más que solo dos esposas. Nunca se esperó que todos los mormones vivieran de esta manera. Las mujeres siempre fueron libres de escoger sus esposos y nunca se les obligó a contraer matrimonio ni tampoco a que fuera con alguien específico. Es correcto que hubo un pequeño número de mormones que intentaron vivir en adulterio encubriendo y justificando su falta al llamar a sus compañeras en el pecado como “esposas espirituales”, estas uniones nunca fueron autorizadas por los líderes de la Iglesia y, eventualmente, fueron condenadas y disciplinadas por parte de los mismos.
El matrimonio plural, siendo considerado por los mormones contemporáneos a la práctica como una bendición para la Iglesia en muchos aspectos, trajo grandes complicaciones para la misma en el ámbito político en su relación con el gobierno central de los Estados Unidos.
Cuando en 1879 la Corte Suprema de los EE.UU. declaró como constitucional las leyes anti-poligamia comenzó una persecución a los esposos y esposas plurales durante la década siguiente lo que llevó al encarcelamiento de incluso varios líderes de la Iglesia.
En 1890 se presentó lo que posteriormente llegó a conocerse como el “Manifiesto”. En el texto Wilford Woodruff, presidente de la Iglesia en ese entonces, puso fin a la práctica del sellamiento de matrimonio plurales no solo en el Estado de Utah sino en toda la Iglesia. El año siguiente el Presidente Woodruff indicó que el Señor le había mostrado “en visión y por revelación, exactamente lo que sucedería si no poníamos fin a esta práctica” incluyendo el encarcelamiento de los apóstoles, profetas y padre y la usurpación de la propiedad de los templos que la Iglesia poseía.
La doctrina enseñada por la Iglesia de Jesucristo no ha cambiado en nada. Las prácticas y las normas de la Iglesia se van adaptando de acuerdo a las circunstancias culturales y sociales que se vivan donde la Iglesia y sus miembros se encuentren. Hoy en día la Iglesia de Jesucristo no enseña ni alienta de ninguna manera la práctica del matrimonio plural y si algún maestro llegara a hacerlo es reprendido en el acto. Actualmente la práctica de la poligamia dentro de la es sancionada con la excomunión.
Erróneamente algunos medios (como la agencia AFP) han dicho que aún existen algunos grupos de mormones que conservan la práctica del matrimonio plural en la actualidad. Obviamente ni la Iglesia ni sus miembros puede controlar lo que hagan algunos grupos apóstatas u otros grupos, los cuales no tienen ninguna relación con la Iglesia. Decir que grupos mormones viven en poligamia en la actualidad es un gran error.
Para leer los ensayos originales (solo en inglés) que fueron citados anteriormente:
1- “El matrimonio plural en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” https://www.lds.org/topics/plural-marriage-in-the-church-of-jesus-christ-of-latter-day-saints?lang=eng
2- “El matrimonio plural en Kirtland y Nauvoo” https://www.lds.org/topics/plural-marriage-in-kirtland-and-nauvoo?lang=eng
3- “El matrimonio plural y las familias en los inicios de Utah” https://www.lds.org/topics/plural-marriage-and-families-in-early-utah?lang=eng

¿Son los mormones una secta?



Bueno, bueno, vayamos con calma, ante la pregunta de esta nueva entrada muchos clamarán rápidamente NOOOOO,  mientras que otros los harían con su SIIIIIIIIII, pero seamos equilibrados y veamos, por encima de prejuicios, qué es lo que realmente significa la palabra Secta, antes de calificar a nadie.

Para ello nada mejor que utilizar un patrón de  comparación, y en cuanto a patrones sobre palabras, nada mejor que la definición de Secta por la Real Academia Española de la Lengua.

secta.

(Del lat. secta).


1. f. Conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica.

2. f. Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra.

3. f. Conjunto de creyentes en una doctrina particular o de fieles a una religión que el hablante considera falsa.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Tomemos pues la primera definición y la respuesta a la pregunta del título, sería un rotundo SI, porque me considero seguidor de Jesucristo, si una secta  es seguir o profesar una doctrina de Cristo, Nuestro Salvador y Redentor, pues lógicamente soy sectario de Jesucristo de los Últimos Días, y a mucha honra, supongo que cualquier católico o protestante estaría de acuerdo de denominarse a si mismo como yo lo hago, puesto que seguir a Cristo es un privilegio y no una deshonra.

De hecho, en los primeros días de la Iglesia de Cristo, podemos encontrar en el Nuevo Testamento varias veces la palabra Secta, y creo que tiene esta acepción, veamos por ejemplo, como definieron algunos a Pablo, según leemos en Hechos 24

Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos,


Aquí vemos como Tértulo acusa a Pablo ante el Gobernador Romano Félix de pertenecer a la Secta de los Nazarenos, que era uno de los nombres por los que se conocía a los primeros Cristianos, en este sentido, creo ver que se relaciona con la primera definición, al denominar a los cristianos como seguidores de Jesucristo, el profeta de Nazaret.



Veamos ahora la segunda definición de la palabra secta y analicémosla para ver cómo la aplicamos.

Si repasamos la historia del Mormonismo, vemos claramente que NO podemos aplicar esta definición, puesto que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días es completamente original y novedosa en su nacimiento, no desgajándose de ninguna otra ni separando ninguna doctrina de alguna iglesia anterior. La Iglesia defiende ser la Restauración por JESUCRISTO de la verdadera doctrina del Evangelio que por siglos se perdió en la apostasía generalizada y completa del mismo, y restaurada por Cristo personalmente a través de un profeta moderno, al cual reveló la verdadera doctrina, por lo que la Iglesia es nueva y original en todos los sentidos y en absoluto se le podría aplicar la segunda definición.



Consideremos por último la tercera definición y veamos si se nos puede aplicar. Esta es completamente subjetiva y por lo tanto, no depende de ningún hecho, es sólo cuestión de opinión.
Y aquí se viene el lio....  y lo más peligroso, que es el insulto entre hermanos cristianos, algo que me causa profunda pena.

Soy de naturaleza curiosa y veo muchos vídeos en internet de diversas iglesias cristianas, incluso escucho radio de diferentes confesiones y he podido ver y escuchar calificativos bochornosos entre diferentes credos, acusándose de muchas cosas, entre ellas, de sectarismo, abusando de la ultima definición enunciada.

Recordaría a mis amigos cristianos, que el amor de Cristo, que es la base del cristianismo, debe basarse en el respeto y la educación, ya lo expresó el mismo Salvador en el Sermón del Monte, tal como leemos en Mateo 5


21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio.
 22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje con su hermano será culpable de juicio; y cualquiera que diga a su hermano: Raca, será culpable ante el concilio; y cualquiera que diga: Insensato, quedará expuesto al fuego del infierno.

Deberíamos examinar nuestras palabras, antes de calificar, mejor dicho, descalificar, a aquellos que nos parecen diferentes y recordar que es el mismo Dios al que adoramos y que es el mismo Sol que nos calienta en esta hermosa Tierra, y recordar que tendremos que dar cuenta ante El de todas nuestras palabras, pensamientos, hechos y omisiones.

En la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se nos enseña a ser corteses, amigables y respetuosos con todos nuestros semejantes, profesen la fe que profesen y por lo tanto, utilizar descalificaciones, no es, en mi parecer, de buen cristiano.

Pero veamos finalmente, lo que podemos deducir de todo esto, y sí es que los mormones podemos ser calificados como secta, en el sentido que somos seguidores de Cristo, pero no podemos ser calificados como secta en el sentido de haber sido desgajados o separados de ninguna otra iglesia previa. En cuanto a la calificación subjetiva, pues queda al criterio, educación y amor cristiano del que emita el calificativo.


Quedaría, pues como conclusión, donde radica el miedo a la Iglesia que algunos quieren despertar, y éste radicaría en un concepto que aún no hemos analizado, y que es el de SECTA PELIGROSA, que es un concepto que va mas allá del simple análisis que hasta ahora hemos hecho.

Hay grupos religiosos o sectarios que utilizan métodos que pueden dañar la personalidad, emotividad y patrimonio de sus adeptos y aquí se abre otro gran horizonte para estudiar,  y del cual estoy preparando otra entrada, para lo cual, estoy estudiando algunos libros que tratan el tema para ver las características de estos grupos y comparar con las doctrinas y normas de la Iglesia, y poder analizar y comparar con calma. Pero eso queda para un futuro próximo, puesto que no me gusta hablar sin documentarme bien de lo que expongo.

No obstante, como resumen de esta entrada y como preparación para la próxima, aquí les copio un artículo sobre la opinión de Pilar Salarrullana sobre la Iglesia Mormona, publicado en el Diario de Navarra en 2006

Aquí un poco de información sobre ella, para poder valorar mejor su opinión, ya que ha sido la mayor experta en sectas en España durante los últimos treinta años.

Fue Secretaria General del Partido Demócrata Popular en La Rioja. En 1979, se convirtió en senadora2 electa por esta provincia en coalición con Unión de Centro Democrático en la I Legislatura de España, cargo que ocupó hasta 1982. Posteriormente, en 1986, fue elegida como diputada del Grupo Parlamentario Mixto/Grupo Parlamentario Mixto - Agrupación de la Democracia Cristiana (ADC), también por la misma provincia. Durante esos años, realizó una labor de investigación sobre el fenómeno de las sectas en España3 creando un "grupo de trabajo sobre sectas" de la Comisión Interministerial y una "Comisión de Estudio de la situación de las sectas religiosas en España" así como de la defensa de los derechos de la mujer, con la "Comisión Mixta para la Igualdad de Oportunidades de la Mujer" y —fuera del congreso— la asociación de mujeres "Asociación Concepción Arenal". Debido a su posición crítica respecto a ciertos grupos religiosos minoritarios, recibió múltiples ofertas de soborno e incluso amenazas de secuestro y muerte

Wikipedia... Pilar Salarrullana, biografía.



Veamos su opinión sobre los mormones... y su calificativo.


24-11-2006

OPINIÓN

LETRA PEQUEÑA
Mormones

PILAR SALARRULLANA/

A raíz de la noticia aparecida en este periódico sobre el convenio firmado por la Iglesia Mormona y el Archivo Histórico de La Rioja, he recibido varias llamadas que me exponían su preocupación de que «una secta se llevara nuestros datos». 

En 1985 pasé un mes en Estados Unidos invitada por su Departamento de Estado en un programa para instruir a jóvenes políticos (yo lo era entonces) de jóvenes democracias (la nuestra también lo era) y me llevaron a Salt Lake City, capital del estado de Utah y centro de la Iglesia mormona. En aquellos tiempos, yo no sabía nada de sectas y la tomé como una religión cristiana de las muchas que allí proliferan.

En la segunda década del XIX, Joseph Smith fundó La Iglesia De Jesucristo De los Santos y De los Últimos Días tras recibir la visita del ángel Mourini, quien le reveló la existencia de El Libro de Mormón considerado por sus seguidores como el Tercer Testamento. Los principios de la nueva religión fueron tumultuosos, hasta el punto de dar con el fundador en la cárcel por practicar la poligamia y que el Gobierno Federal se viera obligado a mandar un ejército. Pero en 1890 renunciaron a la poligamia, aceptaron las leyes vigentes y, a cambio, se les concedió la «denominación de Iglesia».

La pareja de jovencitos rubios y espigados con pantalón negro y camisa blanca impoluta que vemos por nuestras ciudades, están cumpliendo los dos años obligatorios que deben dedicar a su Iglesia para la evangelización y obtención de datos genealógicos que depositan, a su vuelta, en el mayor centro de genealogía del mundo. Aunque su religión es integrista y dogmática y su moral muy puritana, los mormones son gentes sencillas y acogedoras que ponen por encima de todo la familia, el respeto a los mayores y la veneración por los antepasados. Cuando, años más tarde, inicié mi trabajo sobre las sectas destructivas, los vi en algunos catálogos pero yo no los incluí nunca.

He hablado con la directora de nuestro Archivo y me ha explicado cómo se ha hecho el convenio a través del Ministerio de Cultura. De su trabajo, hacen tres copias: el microfilm-matriz de sales de plata se queda en el Ministerio, la segunda copia es para nuestro archivo y la tercera para ellos. Por supuesto, son datos públicos. Creo que nos están haciendo un estupendo trabajo que nos habría costado años, esfuerzo y dinero. 

He querido contar todo esto para tranquilidad de quienes me han llamado y de quienes, estando preocupados, no se han atrevido a hacerlo.







MORMONES Y GAYS

1 Corintios 6:9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los ...