Translate

jueves, 26 de febrero de 2015

MORMONES Y Matrimonios Misioneros


Todos conocen a las parejas de jóvenes con camisa blanca y corbata como misioneros mormones, pero lo que a veces se ignora, es que también existe una gran cantidad de personas que, al jubilarse, sirven en misiones para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en misiones proselitistas, de servicio humanitario, de medicina o de educación, entre otras. 

Valga este artículo, como homenaje a todos ellos que sacrifican de su tiempo y talentos, para el servicio de toda la humanidad.


HISTORIA DESTACADA  - 20 DE FEBRERO 2015

Misioneros mayores responden
 al llamado para servir

SALT LAKE CITY  - 
En los últimos dos años, más personas de la tercera edad han respondido al llamado para servir en misiones de tiempo completo para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. La afluencia sigue el cambio de edad que permitía a los hombres y mujeres jóvenes para servir a una edad más joven. A partir de esta semana, el ocho por ciento, o 6.609 de los 83.471 misioneros que actualmente prestan servicios en todo el mundo, son los adultos mayores (40 años o más). 
Antes del cambio de edad, había 5.778 misioneros mayores sirven. El aumento de los misioneros mayores es hasta un total de 14 por ciento, según el Departamento Misionero de la Iglesia.


Las parejas casadas pueden encontrarse en 406 misiones de la Iglesia al servicio de al lado de los misioneros más jóvenes en un momento de su vida que podría estar disfrutando de pasatiempos durante su jubilación como pasar más tiempo en el campo de golf, pescar, viajar o estar con sus nietos. Algunas parejas terminan sirviendo múltiples misiones porque encuentran la oportunidad de servir a los demás muy gratificante.
"Siempre ha sido nuestro objetivo de servir en una misión juntos", dijo el élder Stanley Nance. Él y su esposa, Rosalie, de Bountiful, Utah, ambos se jubilaron del gobierno estatal y actualmente están sirviendo durante 18 meses como misioneros de asuntos públicos de la Misión de Antananarivo Madagascar. Elder Nance sirvió en una misión en Francia como un hombre joven. Esta es su tercera misión de tiempo completo sirviendo juntos después de otros dos misiones en Nueva Zelanda y Ucrania.
En Nueva Zelanda, elder Nances trabajó en estrecha colaboración con el área de Presidencia y el presidente de la misión para llevar a cabo una jornada de puertas abiertas en el recién construido centro misional de entrenamiento, para varios miles de miembros en ese país. 
En Ucrania,  trabajó con el presidente de misión y tres líderes locales para planificar y ofrecer conferencias para los jóvenes y jóvenes adultos solteros de Ucrania y Rusia occidental.
"Nosotros siempre hemos sentido que teníamos que servir tan pronto como pudimos porque el Señor nos ha proporcionado un  buen estado de salud, nuestros padres están relativamente sanos, nuestros hijos están más o menos estable, la vida puede seguir sin nosotros,  para  mientras que, y si somos prudentes, podemos darnos el lujo de ir ", dijo Elder Nance.
En abril de 2013, el élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles menciona servicio misionero mayor en su discurso de la conferencia general titulado " Catch the Wave "" 
Ustedes,  matrimonios mayores, a planificar el día en que se puede ir en su misión. Estaremos muy agradecidos por su servicio ", dijo el élder Nelson.
Los cambios para los misioneros mayores fueron anunciados en 2011 como la duración de las misiones (de 6 a 23 meses) y un tope a los gastos de vivienda (no más de $ 1,400). Estos cambios hicieron posible que algunos Santos de los Últimos días para servir en misiones de tiempo completo que de otro modo no tienen los recursos.
A tiempo completo misioneros mayores son llamados por el presidente de la Iglesia. Sirven de forma voluntaria y por su propia cuenta y generalmente sirven después de su jubilación de la fuerza de trabajo.
Parejas mayores y hermanas mayores cumplen con una amplia gama de misiones, incluyendo proselitismo, humanitaria, la salud y la educación, así como misiones de liderazgo. En las misiones de más de 400 en todo el mundo, los misioneros mayores ayudan a mantener las oficinas de la misión que se ejecutan en que cumplan funciones, incluido el de secretaría, finanzas, teléfono, vivienda, transporte colectivo y el seguimiento de las referencias semanales (personas interesadas en conocer más acerca de la Iglesia). También pueden ser un gran activo para las congregaciones locales al tratar a los miembros menos activos y mentores de los líderes locales de la Iglesia.
Elder Steve y hermana Robyn Levesque de Bluffdale, Utah, están sirviendo durante 23 meses, como misioneros de proselitismo de la Misión de Salem Oregon. Después de pasar tiempo en  Provo,  Centro de Capacitación Misionera (MTC) en octubre pasado, el élder y la hermana Levesque fueron trasladados a Vernonia, Oregon, donde están sirviendo en la comunidad y el trabajo con el presidente de la Rama, (líder de la Iglesia local) y el Presidente de la misión de encontrar menos miembros -activo, así como impartir lecciones de enseñanza a personas de otras religiones.
"La mayor ventaja para servir en una misión es que en realidad se puede servir al Señor todos los días sin ser interrumpido por trabajo o familiares preocupaciones", dijo la hermana Levesque.
Misioneros humanitarios utilizan sus talentos para mejorar la vida de personas en todo el mundo, trabajando en todo, desde la medicina a las necesidades agrícolas. Por ejemplo, los médicos y enfermeras mormones viajaron recientemente a Indonesia para ayudar a entrenar a los médicos locales en la reanimación del recién nacido 
La Iglesia fue reconocida en agosto pasado por su labor humanitaria en Bolivia , incluyendo SUD oftalmólogo Dr. Joel Moya, quien ayudó a dirigir la lucha contra la ceguera, especialmente en La Paz. 
Programa de agua limpia de la Iglesia ha ayudado a las comunidades, como la nación insular del Pacífico Sur de Vanuatu .
John Hess y su esposa, Shirley, los productores de papa (patatas) de Ashton, Idaho, se acreditan con ayudar al pueblo de Belarús en la Misión Rusia Moscú, para  aumentar el rendimiento de sus cultivos de papa de 50 sacos de patatas de una hectárea (equivalente a 10.000 metros cuadrados) a 550 sacos por hectárea, 11 veces mejor que cualquier rendimiento anterior de la tierra. Los Hesses sirvieron durante 18 meses, a partir de octubre de 1998, para ayudar a los agricultores en Bielorrusia. 
"Fue una de las mejores experiencias que he tenido", dijo John Hess. "Yo estaba agradecido de servir en una misión y agradecido a llevar a mi esposa y servir en una misión." Había servido en una misión como un hombre joven al norte de California.
John Hess dijo que los agricultores en Bielorrusia tenían acceso a los pesticidas y otros materiales modernos, pero necesitaban asesoramiento para mejorar algunas de sus técnicas de cultivo. "Esta es la tierra más hermosa que he visto en mi vida - un suelo rico, orgánico. No he traído nada hasta que no pude conseguir localmente. Había que mostrar [a los papas] eran muy delicada ".  
"Era muy edificante para nosotros, y espero que hicimos lo mismo por ellos", reflexionó Shirley Hess. "Me encantó la gente. Fueron muy amables y generosos. Los miembros de la zona eran muy especiales. Yo no podía dejar de amar a cada uno de ellos ". 
Los misioneros mayores tienen más flexibilidad que los elderss y las jóvenes misioneras, mientras que sirven fuera de casa. "Si nos cansamos, podemos descansar. Si necesitamos para ponerse al día con nuestros hijos en casa, podemos tener  Skype con  ellos ", dijo Elder Nance. Los misioneros mayores pueden obtener el permiso para viajar a casa para emergencias familiares u ocasiones especiales, pero deben hacerlo por su propia cuenta.
Esta es la primera misión de tiempo completo los Levesques 'servir juntos al finalizar el trabajo de la Iglesia Programa de Recuperación de la Adicción en Utah durante más de tres años. Elder Levesque sirvió una misión de dos años a los Estados Centro-Oeste a los 19 años.        
"La parte más difícil para nosotros servir hasta ahora estaba aprendiendo cómo trabajar juntos", confesó la hermana Levesque. Ella y su marido han estado casados ​​por 42 años. "Esto es lo mejor que hemos hecho juntos", añadió. Tienen seis hijos casados ​​y 21 nietos. Hermana Levesque dijo que uno de los mayores sacrificios fue dejar a sus nietos. Su nieto mayor se encuentra actualmente cumpliendo una misión en la Florida.
Mary Lee y Lloyd Burton estaban en el MTC, al mismo tiempo que su primer nieto que salió a una misión. "Hemos sido capaces de tener nuestras comidas con él. Una bendición muy especial ", relató la hermana Burton.
Los Burtons tienen su hogar en Utah,  ahora tras cumplir cuatro misiones, incluidas las misiones de la histórica Nauvoo y el California San Diego Mission, donde fueron asignados al Sitio Histórico Batallón Mormón y enseñaron recién marines bautizados en el Marine Corps Recruit Depot. Los Burton estaban en Illinois en una misión de los asuntos públicos cuando el Templo de Nauvoo fue terminado, y que participó en espectáculos para entretener a los visitantes en el Aula de Cultura de Nauvoo "Lloyd tocó la mandolina y yo tocaba el violín", dijo la hermana Burton. "Nos divertimos mucho en esta misión."
Los Burtons fueron capaces de hacer proselitismo y enseñar a tiempo completo en la Misión de Jackson Mississippi, antes de regresar a Utah para servir durante tres años en la Presidencia del Templo de Vernal .
Su última llamada misión era la de Virginia Richmond Misión, donde fueron asignados a la oficina de la misión. "Nos volvimos a casa más cansados ​​de esta misión que de las otras, pero si el Señor nos llamara de nuevo, nos volveríamos a ir ", dijo la hermana Burton.
Elder Clair y la Hermana Julia Hopkins han estado sirviendo en el Templo de Manhattan desde el pasado mes de agosto. Ellos trabajan cinco días a la semana en el templo durante siete horas cada día."Servimos como obreros del Templo y nosotros también somos responsables de toda la ropa (ropa blanca especial que se utiliza en el templo) ", dijo la hermana Hopkins que vive en un edificio de apartamentos en Manhattan con su esposo al lado del templo situado cerca del Lincoln Center en Ciudad de Nueva York.
El Hopkins comenzó su servicio en la ciudad de Nueva York con una misión de seis meses, pero extendió su llamado por otros seis meses. "Va rápido y hemos disfrutado de ella", reflexionó. "No estamos pensando en otra [la misión] en este punto en el tiempo, pero sé que vamos a disfrutar esta", dijo la hermana Hopkins.
Hermana Hopkins dijo que uno de los aspectos más destacados de su misión es tener a sus hijos de visita en Nueva York. "Hemos tenido suerte porque cuatro hijos han hecho aquí. Eso ha sido realmente divertido tenerlos aquí y mostrarles los alrededores ".
Los Hopkins también sirvió un Sistema Educativo de la Iglesia (CES) misión en Manchester, Inglaterra, desde 2005 a 2006, donde enseñaron instituto clases y asistidos con bailes para adultos jóvenes.
A pesar de los sacrificios y trabajo duro, los misioneros mayores dicen que hay muchas recompensas.
"No queremos dar la impresión de que todo va perfectamente sin problemas", dijo Elder Nance."Tenemos nuestros momentos de lucha y la decepción ya veces nuestra misión puede ser desalentador, pero sabemos que todo lo que sucede nos fortalecerá y nos ayudan a crecer."
"Hemos tenido la experiencia de vivir  y trabajar con los miembros escogidos de la Iglesia en varios terrenos, y hemos ganado amigos eternos", agregó la hermana Nance.
"Después de cuatro misiones, tenemos literalmente cientos de nuevos amigos que nunca habría tenido sin nuestras misiones", comentó la hermana Burton. "Nosotros nunca  sentimos  que nuestras misiones sean un sacrificio."
Oportunidades y costos estimados para los misioneros mayores se pueden encontrar en el semanario de Oportunidades Superior Misionario Boletín La Iglesia también publica aberturas de servicio misionero en sus misiones de la Iglesia SUD-Service página de Facebook .