Mormones y misioneros retornados prematuramente

39364


En esta ocasión quiero tratar un tema muy delicado, y lo digo con seriedad, el de las relaciones humanas y la hermandad, que en la Iglesia de Jesucristo, cobra una importancia vital, puesto que el Señor nos llama a ser santos y a velar unos por otros y amarlos como a nosotros mismos.

La primera parte del amor es el respeto y la primera parte del respeto es no juzgar a nadie, porque el Señor así nos lo ha mandado y no es por casualidad, las emociones, la autoestima, el valor personal, puede verse brutalmente destrozado por la actitud desconsiderada de otros y, a veces sin darnos cuenta, podemos hacer mucho daño al corazón de nuestro prójimo.

Esto toma una nueva dimensión en cuanto a la obra misional, todos estamos orgullosos de nuestros jóvenes misioneros y su sacrificio y amor por la humanidad al dejar en su juventud todas sus ocupaciones y salir a compartir el Evangelio a cualquier lugar donde sean enviados por un periodo de dieciocho a veinticuatro meses.

Se requiere valor, determinación y sobre todo amor, para hacer ese sacrificio, aunque todos reconocen que vale la pena y vuelven felices por haber servido al Salvador y al prójimo.

No obstante, muchas circunstancias pueden alterar el desarrollo normal de la Misión y algunos regresan antes de terminar su tiempo asignado y ahí se produce un hecho que debemos considerar.

El respeto al dolor ajeno.

No creo que nadie, por la causa que sea, si no puede terminar su misión, vuelva con alegría o despreocupación, todos tendrán causas que para ellos han sido insalvables, sean de salud, emocionales o espirituales, y ello requiere el máximo de respeto, porque sino, lo único que hacemos es añadir más dolor a aquel o aquella que decidió dedicar su vida al Señor y se esforzó en conseguirlo, aunque no pudiera culminarlo.

Es natural que nos guste hablar y juzgar, es fácil, pero es humano y por cierto, de humanos caídos el hacer eso, así es que como Santos de los Últimos Días, debemos estar por encima del chusmerío y la crítica, y respetar en silencio y con amor, los dolores ajenos.

Siempre que tengo la tentación de hablar de alguien, recuerdo la escritura siguiente...



Doctrina y Convenios 6

16 sí, te las digo para que sepas que no hay quien conozca tus pensamientos y las intenciones de tu corazón sino Dios.


Está muy claro que no sabemos lo que hay en el corazón del hombre, solo Dios lo conoce y sabe el dolor, la pena y la lucha que hay en nuestros corazones, por lo que hablar de otros, especialmente en momentos tan delicados como un regreso prematuro de la Misión, es una falta muy grave.

También recuerdo la segunda estrofa de un hermoso Himno que cantamos en la Iglesia y que retrata perfectamente lo poco que sabemos del dolor ajeno y lo mucho que podemos perjudicar a los demás por nuestra falta de sensibilidad y amor, y que precisamente, habla de seguir al Salvador.



  • Biblioteca de música
  • Himnos

  • Señor, yo te seguiré


    2. Yo a nadie juzgaré; es
    imperfecto mi ̮entender;
    en el corazón se ̮esconden
    penas que no puedo ver.
    Yo a nadie juzgaré;
    Señor, yo te seguiré.




    Para ello, quiero compartir con todos ustedes este hermoso artículo que cuenta en primera persona el dolor y sufrimiento que podemos causar por nuestra desconsideración.

    Solo quiero acabar diciendo que al final del artículo, hay un video que grabaron seis exmisioneros/as que regresaron antes de tiempo, solo en inglés, pero creo que muchos lo pueden disfrutar y, personalmente, una de las protagonistas es la hija de uno de mis mejores amigos, una familia espectacular, dedicada, fiel y honesta, un ejemplo de fe y devoción a Cristo y la protagonista, un ángel en la Tierra, por favor, seamos amables y considerados con nuestros hermanos y hermanas.


    El misionero vuelto temprano comparte historia brutalmente honesta, mensaje de gran alcance: los misioneros que vuelven temprano no son miembros de segunda clase





    Lo siguiente ha sido reeditado con el permiso de  senorwrite.wordpress.com :
    Es mi sincera esperanza que algo de mis experiencias ayude a aquellos que se encuentran en la misma situación, lidiando con los desafíos que vienen con un retorno más temprano de lo esperado de una misión de tiempo completo para La Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días Santos Creo que todas las partes involucradas en esta situación-incluyendo familia y amigos- pueden beneficiarse de las experiencias compartidas aquí.

    El sábado por la mañana a principios de junio de 1987, me subí a mi estimada bicicleta de 10 velocidades y fui a la oficina de correos local para revisar el correo.
    PO Box 225 estaba a 33 pasos de la entrada de la oficina de correos. Me esperaba una carta de Salt Lake City pero no creo que estaría allí por lo menos otra semana. Sorprendentemente, cuando abrí la caja, mi llamamiento a la misión estaba anidada entre el correo basura y las facturas.
    Recogí con calma el correo, caminé los 33 escalones de regreso a la puerta de la oficina de correos y salí con mi bicicleta. Caminando en mi bicicleta en la acera, decidí que era el mejor momento para abrir el sobre.

    "Querido Elder Martínez", comenzó la carta. "Usted es llamado a servir como misionero de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Usted es asignado a trabajar en la Misión Colombia Bogotá. "Mi informe data del Centro de Entrenamiento Misionero en Provo, Utah, fue en septiembre de 1987.
    Este es el punto donde, según los estándares de hoy, la gente repite el destino del misionero el uno al otro, alienta, "ooh" y "ahh", y menciona a alguien que saben que ha servido en esa misma misión o en algún lugar dentro de miles de millas.

    No en mi caso.

    Tranquilamente me dirigí a mi casa a la bicicleta, le dije a mis padres sobre el llamamiento, llamé a mi hermano, y luego hice un par de llamadas más a amigos y familiares para dar la noticia.
    Esa noche, mientras yacía en la cama, me preguntaba si había mordido más de lo que podía masticar.

    Preparándose para servir

    Como la mayoría de los recién llamados misioneros, pasé mucho tiempo investigando el país en el que iba a pasar los próximos dos años de mi vida. La idea de vivir en una tierra extranjera me asustaba. El tiempo más largo que había pasado fuera de casa y de mis padres hasta ese punto en mi vida fue una semana. Dos años me aterrorizaron.
    Cuando me empujé en el modo de preparación de misión,  pude sofocar los sentimientos de miedo y me concentré en las experiencias agradables con familiares y amigos que estaban emocionados y felices por mí.

    Resultado de imagen de misioneros mormones
    Una carta de la oficina de la misión en Colombia empujó mi informe del MTC a octubre, lo cual parecía venir tan rápido como un tren de carga que aceleraba.
    Decir adiós a mis amigos y familiares fue difícil.
    Con las dolorosas despedidas detrás de mí, me metí en el modo misionero. Mi compañero era de Oregon y el resto de los élderes de mi distrito eran de Carolina del Norte, Washington, Idaho y Nuevo México. Nuestro grupo se llevaba muy bien y había una sensación instantánea de fraternidad entre nosotros.
    Mi compañero y yo éramos un poco mayores que los demás; tenía 22 años y yo tenía 20 años. Su razón de ser mayor que los demás era que se había unido a la Iglesia apenas un año antes. Mi razón simplemente no estaba preparado hasta entonces.

    Al menos, pensé que estaba listo entonces.

    Experimentar el MTC





    El Espíritu tuvo un impacto poderoso en mí desde el momento en que puse los pies en el MTC. Podía sentir su influencia fuertemente, especialmente una vez que mi familia se fue y comencé a vivir como un misionero de tiempo completo.
    Un himno, una oración y un breve devocional en una reunión de oración en mi primer día allí me tenían -y mis compañeros misioneros- llorando y no sabía por qué. Nunca me habían traído a lágrimas tan fácilmente desde que era un niño. El líder nos dijo que lo que sentimos era el Espíritu Santo y que como vivíamos dignamente y hacíamos lo mejor que podíamos, él tendría un gran impacto en nuestro servicio misionero.
    Fue en ese momento que empecé a preguntarme si algo no estaba bien.

    Volviendo a casa

    Las razones para regresar a casa temprano de mi misión no son importantes. Tampoco son las razones para que alguien llegue a casa temprano. Basta con decir que mi misión de tiempo completo terminó ocho días después de que comenzó.
    Me reuní con varios líderes de MTC durante la siguiente semana después de esa poderosa reunión de oración, y finalmente se decidió que debía ir a casa para resolver las cosas. Era evidente para todos los involucrados que yo no estaba preparado ni podía ser un misionero de tiempo completo.
    Así que, en una lluviosa tarde del jueves en octubre de 1987, mi familia me recogió en el aeropuerto internacional de Los Ángeles. Era incómodo para todos nosotros porque ninguno de nosotros había estado en esa situación antes. Junto a mí, creo que fue más difícil para mi madre. 

    Si usted es un RM  (misionero retornado) que no terminó toda la duración de su misión, entonces usted sabe que la autoestima es un problema con respecto a llegar a casa temprano. Piensas que eres el tema de cada conversación que no puedes escuchar. Piensas que eres un miembro de la Iglesia de segunda clase. Usted se pregunta si el Señor está disgustado con usted. Básicamente, te sientes inútil.

    Así es como me sentí.

    La mayoría de los miembros del barrio, al menos en mi caso, me trataron bien. Reconocen la torpeza de la situación y tratan de tomar el camino del discípulo ofreciendo una mano de bienvenida y un cálido sentido de compañerismo.
    Era difícil volver a casa temprano de mi misión, especialmente porque me había ido por sólo ocho días. Mi inclinación era permanecer lejos de amigos y de miembros de la sala. No quería estar en una situación para tener que responder preguntas.
    Basándome en mi experiencia -y en las experiencias de varios con los que he hablado y que regresaron temprano de sus misiones- siempre hay una situación que profundiza.

    "¿Qué esta haciendo él aquí?"

    Mi primer  domingo en casa, me enfrenté a una decisión difícil: ir a la iglesia, o no ir a la iglesia. Me temía que asistir a la iglesia iba a implicar reacciones negativas a mi regreso temprano y me sentía ansioso acerca de cómo sería recibido.
    Sabía que había algunos miembros del barrio que sabían que yo estaba en casa, pero la mayoría no. Usted puede imaginar las miradas de la sorpresa que conseguí cuando llegué a la iglesia menos de dos semanas después de decir adiós.
    Pasé la primera hora de la iglesia sin ningún problema, entonces, en la Escuela Dominical, las cosas se desentrañaron.
    Después de la oración de apertura, un hermano sentado al frente de la clase de doctrina del evangelio levantó la mano para hacer una pregunta. Cuando se le solicite, se levantó y, señalándome, preguntó: “¿Qué está él haciendo aquí?”

    Resultado de imagen de misioneros mormones
    Había formado un hábito en ese momento en mi vida de sentarme al fondo de la habitación, pero no importaba dónde estuviera sentado en ese momento; todas las cabezas de la habitación -y toda la ciudad parecía- se volvían en mi dirección.
    La maestra, bendiga su corazón, era un pensador más rápido que yo, respondiendo antes de que yo tuviera algo que decir. "Oh, él está visitando. Vamos a seguir adelante, ¿verdad?
    En los 30 años que han transcurrido desde entonces, he llegado a comprender que nuestra iglesia -y el mundo entero, de hecho- tiene muchas personalidades diferentes, algunas reflexivas, otras no tanto. Nos vamos a encontrar con ellos, si regresamos temprano de una misión o no. Es cómo la galleta se desmorona.
    Creo que es un supuesto seguro decir que muchos, si no todos, RM que terminaron sus misiones temprano han tenido por lo menos una experiencia similar. En realidad, las personas que responden de esta manera son sólo dar voz a lo que la mayoría de la gente está pensando. Podría hacerse de manera desconsiderada, como el hermano de mi barrio, pero lo más importante es soportarlo y darle la otra mejilla, como el Maestro nos ha dicho que hagamos.
    Estos tipos de experiencias pueden herir y causar estragos en la autoestima de un RM que ha llegado temprano a casa. Sé que lo hizo en el mío. Estaba convencido de que todos pensaban tan mal de mí como lo hizo el hermano de mi clase de la Escuela Dominical.

    Eventualmente, tuve que encontrar algo que decir a la gente que me preguntó por qué estaba en casa tan pronto-y también lo hará todos los que se encuentran en la misma situación. Me convertí en adepto a decir algo vago, como que tenía algunas cosas que tenía que cuidar antes de regresar al campo misional.
    Debo mencionar aquí que la invitación a regresar para completar mi misión siempre estuvo ahí. Me dijeron por cada líder que conocí que podría volver cuando yo estaba realmente listo.
    En retrospectiva, sabía desde el momento en que se tomó la decisión de enviarme a casa que no iba a regresar porque mi corazón no era ser misionero. Había visto lo suficiente en mis ocho días en el MTC para saber que era una tarea que no tenía confianza.
    La cultura de Colombia me asustó y contribuyó a que no quisiera ir más. Pero yo sabía que eso no era lo que la gente quería oír. En ese momento de mi vida, quería complacer a los demás, pero iba a hacer las cosas a mi manera. Ya sabes, un típico de 20 años de edad.

    En pocas palabras, la mejor manera de lidiar con personas desconsideradas y situaciones incómodas es rodar con los golpes. Ver la situación de lo que es: personas que tratan con la singularidad de la experiencia de diversas maneras.
    Sería bueno si los RM que regresan a casa temprano fueron tratados de una manera en que el servicio que hicieron fue el punto focal de su regreso, pero los mortales serán mortales. Por lo tanto, profundizar y saber que los comentarios desconsiderados y el tratamiento pasará, al igual que la dificultad de los retos de regresar a casa temprano.
    Esta pepita de la verdad no hizo las cosas todo el sol y las rosas para mí, sin embargo.








    6 comentarios:

    1. Es una época tan difícil y llena ..de atajos fáciles puestos para .. estos ángeles ..solo nesecitan ayuda y apoyo..porque. Después de esta desicion..por lo que sea...son vulnerables..y nesecitan. Mucho ..hermanamiento .muchos más que menos. Logran la estabilidad...por su testimonio..pero no todos. Y hay que ..animarlos y decirles que el señor nos ama..por todas las cosas. Tanto misión como .por miembros!! Y seguir fuertes es. La meta!!! Vamos misioneros retornados ..a seguir con amor a Dios el conoce vuestro corazón !! Marina

      ResponderEliminar
    2. Yo no tuve el problema de que mi hija viniera antes de su misión,es mas en los informes decían que había sido una buena misionera,ella cumplió con su misión en Bogota sur,lo que paso en su misión todavía no lo sabemos pero ella llego y a la semana se inactivo,se quito su investidura y no quiere ni que le hablen de la iglesia,para nosotros fue muy duro,yo no podía llegar a ella y que contará que le pasó,nosotros con mi esposo estamos firmes en la iglesia pero ella no volvió mas.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Tambien fui misionero en Bogota Sur, y volvi antes de tiempo de la mision. Lo mejor que pueden hacer es darle amor y respetar su decision. Esa mision no es facil, y mas si le toco compañero o ptes que no ayudaron en la retencion del misionero. Les mando un saludo desde Argentina. Animo, sigan con fe.

        Eliminar
    3. En el caso de un misionero que por problemas de salud u otra circunstancia retorna antes eso debe verlo con sus líderes y quienes le aman le van apoyar... lo demás es sólo comentario el cual debiera no tomarse en cuenta...el juicio nunca a ayudado a nadie... en las cartas de Pablo habla del juicio justo...es decir no juzgar
      Shirley

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

        Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo con Shirley, solo los líderes deben tratar el tema, nosotros como congregación debemos acoger y no preocuparnos el porque fue devuelto ese misionero o misionera. Siempre pregonamos ser una gran familia, y que hacen las familias cuando un miembro de esa familia cae???? Cuidado con la vara qué mides serás medido.
      Mariana

      ResponderEliminar

    Cualquier comentario es bien recibido si se hace con respeto y educacion. Los comentarios que no cumplan estas sencillas normas seran borrados.