Translate

martes, 13 de junio de 2017

Mormones ¿por qué sufrimos?




Una noche tuve un sueño... soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, pasaban escenas de mi vida.
Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor.
Cuando la última escena pasó delante nuestro, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena.
Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Eso realmente me perturbó y pregunté entonces al Señor: "Señor, Tu me dijiste, cuando resolví seguirte, que andarías conmigo, a lo largo del camino, pero durante los peores momentos de mi vida, había en la arena sólo un par de pisadas. No comprendo porque Tu me dejaste en las horas en que yo más te necesitaba".
Entonces, El, clavando en mi su mirada infinita me contestó: "Mi querido hijo. Yo te he amado y jamás te abandonaría en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas fue justamente allí donde te llevé en mis brazos".




Esta hermosa imagen e historia, resume muy bien el propósito eterno de las dificultades y pruebas de la vida mortal, porque siempre que nos preguntamos el porqué debe haber tanto sufrimiento en la Tierra o el porqué un Padre amoroso permite que sus hijos sufran, debemos ver las cosas en su correcta perspectiva.

Y es que hay muchas circunstancias, pruebas, enfermedades, dolores, injusticias y sufrimientos que en este momento no podemos comprender porqué suceden, pero la clave de todo ello está en recordar nuestra naturaleza divina y el porqué estamos en esta Tierra.

Somos seres eternos, nuestro espíritu, que vino al cuerpo físico que nuestros padres crearon, es eterno y vivió en la presencia de Nuestro Padre Celestial antes de venir a esta Tierra, y este mismo espíritu sobrevive a nuestro cuerpo físico tras la muerte y volverán a unirse para siempre por medio de la Resurrección.

Tomando esta perspectiva, todos estos problemas y dificultades se pueden comprender desde una perspectiva eterna y no temporal.

Al igual que cada profesional o deportista de cualquier tipo, debe formarse por años de estudio y práctica, y ello cuesta esfuerzo, dolor y sacrificio, en la vida terrenal venimos a la escuela de la divinidad y debemos esforzarnos y sacrificarnos, tanto voluntariamente, como por las circunstancias de la vida misma, lo que nos debería llevar a ver todos los problemas y sufrimientos como oportunidades de progresar en nuestro camino a la Exaltación para volver con nuestros Padres Celestiales y poder morar con ellos en Gloria.

Es por ello que les adjunto este hermoso artículo que expone de forma clara y concisa, algunos puntos doctrinales interesantes sobre este tema... y recuerden la imagen inicial... NUNCA ESTAMOS SOLOS.




37222

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?


por  | 18 de mayo de 2017
Te hace pensar


Una persona puede revisar las circunstancias terribles a través del cual pasan los hijos de Dios y luego preguntarse por qué Él permite que ninguno de sus hijos pueda sufrir dolor, angustia, sufrimiento físico, y la privación.
Desde los primeros momentos de la civilización, los fieles han realizado esta pregunta “¿Cómo puede un Dios bueno permitir el sufrimiento?” Las respuestas siguientes fueron hermosas, profundas, incluso de gran alcance.

Por ejemplo, el justo Job perdió a toda su familia, todos sus rebaños y campos, y su casa. La descripción bíblica incluye cómo fue afligido con su cuerpo enfermo, su esposa le instó a maldecir a Dios y morir, y sus amigos más cercanos lo acusaron de injusticia. En medio de todas estas dificultades, exclamó: “Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; Y después de mis gusanos de la piel destruyan este cuerpo, en mi carne he de ver a Dios ”(ver Job 19: 25-26).
El testimonio eterno de Job habla de la realidad y el poder de Dios, que lo mantuvo durante sus pruebas dolorosas.
Cuando el profeta Joseph Smith pidió en la cárcel de Liberty, “? Oh Dios, dónde estás?” La respuesta poderosa y sencilla vino, “Hijo mío, paz a tu alma; tu adversidad y tus aflicciones no serán más que por un breve momento; y luego, si lo sobrellevas bien, Dios te exaltará; triunfarás sobre todos tus enemigos”(véase D. y C. 121: 7-8).
Y luego una suave reprensión sigue:
“Tus amigos te sostienen, y te saludarán de nuevo con corazones fervientes y manos amistosas. Pues no estás todavía como Job; tus amigos no contienden contra ti, ni te acusan de transgredir, como hicieron con Job”  (Doctrina y Convenios 121: 9-10).

¿Cuál es el propósito del sufrimiento?

Entonces, ¿cuál es el propósito del sufrimiento y aflicciones? Tenemos la seguridad de la vida eterna si perseveramos nuestros sufrimientos y aflicciones también.

Pero es que el propósito de esta vida, sólo tiene que soportar el sufrimiento?
Como enseña Lehi en el Libro de Mormón, “Adán cayó para que los hombres existiesen; y existen los hombres para que tengan gozo ”(2 Nefi 2:25, énfasis añadido).

Así que el sufrimiento no es el final de nuestra creación.
Alma compartió verdades adicionales cuando testificó: “Porque he aquí, esta vida es cuando el hombre debe prepararse para comparecer ante Dios” (Alma 34:32).

El Señor, que creó esta tierra para que nos detendremos en, decreto, “y con esto los probaremos, para ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les mandare” (Abraham 3:25).

Aquí en la Tierra, la gente está en un estado de prueba o ensayo, un tiempo para aprender a vivir como el Señor ordenó: “Por lo tanto, ¿qué clase de hombres habéis de ser? De cierto os digo, aun como yo soy”(3 Nefi 27:27). 

Del mismo modo, el Señor manda, “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5:48).

Para llegar a ser como Dios es, las personas deben usar su albedrío para elegir la justicia a pesar de las tentaciones, dificultades y sufrimientos que nos rodean. 
 'porque es preciso que haya una oposición en todas las cosas. Pues de otro modo,  no se podría llevar a efecto la rectitud ni la iniquidad, ni tampoco la santidad ni la miseria, ni el bien ni el mal. De modo que todas las cosas necesariamente serían un solo conjunto; por tanto, si fuese un solo cuerpo, habría de permanecer como muerto, no teniendo ni vida ni muerte, ni corrupción ni incorrupción, ni felicidad ni miseria, ni sensibilidad ni insensibilidad.
(2 Nefi 2:11).

El Señor explica con más detalle mediante la revelación de que: “Es menester que el diablo tiente a los hijos de los hombres, o no podrían ser sus propios agentes; porque si nunca tuviesen lo amargo, no podrían conocer lo dulce”(D. y C. 29:39). 

Una vez más el Señor enseña, “tienen un sabor amargo, que para saber apreciar lo bueno” (Moisés 6:55).

El sufrimiento es un componente clave para las oportunidades temporales y eternas de la felicidad, ya que el sufrimiento se inflige por falta de cuidado personal y la desobediencia, o debido a las debilidades y errores de los demás, o porque el Señor crea conveniente para que podamos ser juzgados y castigados.

Volvamos al Salvador como un ejemplo para los fieles, perdurable, escrito, la creencia, y el sufrimiento. Dejemos que Dios encender la noche al día, el dolor a la alegría, el dolor a la curación, y la duda a la comprensión. En verdad, cuando sufrimos, la frase más bendecido en toda la Escritura es “y aconteció.”

Dios nunca nos deja solos en el sufrimiento.

Cuando las turbas condujeron el Santos de Missouri de sus hogares en noviembre de 1833, el Señor le enseñó a Joseph Smith un principio clave de la verdad en relación con el sufrimiento:
De cierto te digo, concerniente a tus hermanos que han sido afligidos, perseguidos y expulsados de la tierra de su herencia,
yo, el Señor, he permitido que les sobrevenga la tribulación con que han sido afligidos, por motivo de sus transgresiones;
no obstante, los poseeré y serán míos el día en que yo venga para integrar mis joyas.
Por tanto, es preciso que sean disciplinados y probados, así como Abraham, a quien se le mandó ofrecer a su único hijo.

Porque todos los que no quieren soportar la disciplina, antes me niegan, no pueden ser santificados.

(D. y C. 101: 1-5).


Esta hermosa perspectiva sobre el propósito del sufrimiento se ha ampliado con más revelación a José Smith cinco años más tarde cuando se sentó en la miseria cárcel de Liberty.

Si te es requerido pasar tribulaciones; si te encuentras en peligro entre hermanos falsos; si estás en peligro entre ladrones; si peligras en tierra o mar;
si se te acusa con todo género de acusaciones falsas; si te acometen tus enemigos; si te apartan del lado de tu padre y madre, hermanos y hermanas; si con la espada desenvainada tus enemigos te arrebatan del seno de tu esposa y de tu familia, y tu hijo mayor, que solo tiene seis años de edad, se prende de tu ropa, diciendo: Padre mío, padre mío, ¿por qué no puedes quedarte con nosotros? Padre mío, ¿qué van a hacer contigo estos hombres?; y si entonces lo echan de tu lado a fuerza de espada, y te arrastran a la cárcel, y tus enemigos te rodean como lobos que buscan la sangre del cordero;
si eres echado en el foso o en manos de homicidas, y eres condenado a muerte; si eres arrojado al abismo; si las bravas olas conspiran contra ti; si el viento huracanado se hace tu enemigo; si los cielos se ennegrecen y todos los elementos se combinan para obstruir la vía; y sobre todo, si las puertas mismas del infierno se abren de par en par para tragarte, entiende, hijo mío, que todas estas cosas te servirán de experiencia, y serán para tu bien.  
Doctrina y Convenios 122: 5 - 7 (énfasis adicional)
Ambos pasajes nos enseñan que nunca estamos solos. Dios está siempre con nosotros, incluso en medio de nuestro sufrimiento más grande. Él tiene un perfecto conocimiento y la comprensión de nuestro sufrimiento, porque Él mismo declaró, “El Hijo del Hombre ha descendido debajo de todo ello. Eres tú mayor que él ?    (D y C 122: 8)

Esa condescendencia divina completa en nuestro nombre se encuentra registrada en D. y C. 19, que proporciona una descripción del sufrimiento sagrada dada por Dios mismo:
“Porque he aquí, yo, Dios, he padecido estas cosas por todos, para que no padezcan, si se arrepienten; pero si no se arrepienten, tendrán que padecer así como yo; padecimiento que hizo que yo, Dios, el mayor de todos, temblara a causa del dolor y sangrara por cada poro y padeciera, tanto en el cuerpo y el espíritu, y quisiera no tener que beber la amarga copa y desmayar, sin embargo, gloria sea al Padre, bebí, y acabé mis preparativos para con los hijos de los hombres”  (D. y C. 19: 16-19).

No temáis; El esta contigo.

Todos tenemos que sufrir para crecer, progresar y tener experiencia. Sin embargo, si nos arrepentimos, ninguno de nosotros tendrá que soportar lo que el Señor sufrió por nosotros. El gran mensaje del Evangelio restaurado es que Cristo vive, Él es nuestro Salvador eterno, y Él entiende perfectamente nuestros sufrimientos y se encuentra con nosotros a través de ellos, en medio de nosotros.

Nunca estamos solos. Cuando nos sentimos a gritar en la angustia de nuestra alma: “Oh Dios, ¿dónde estás?” Oímos la respuesta suave y afirmando, “¡No temas; porque yo estoy contigo; no desmayes; porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, te ayudaré; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”(Isaías 41:10).





[Esta es una modificación de mi artículo “Oh Dios dónde estás ?: D y C 121-122”, publicado originalmente en Intérprete: Un diario de la escritura mormona en mormoninterpreter.com/o-god-where-art-thou-dc-121-122 /

El Dr. Taylor Halverson  es un BYU  La enseñanza y el aprendizaje Consultor,  un ejecutivo de  Libro de Mormón central, co-fundador de la  virtual Grupo Escrituras BYU , y el líder de los viajes a destinos en todo el mundo Él es el co-editor de la publicación del Pacto  Millones lo sepan hermano José Una vez más . Taylor ha publicado y presentado ampliamente en la escritura, la innovación, el espíritu empresarial, la tecnología, la enseñanza y el aprendizaje y tiene doctorados en estudios bíblicos y la tecnología de instrucción. Visítelo en taylorhalverson.com . 




2 comentarios:

  1. Nuestras limitaciones ..incluyen que seamos lentos en captar. El amor completo de nuestro Salvador.....porque si entendiéramos. El amor de Dios y de cristo ..todo sería más fácil. . pero este es uno de los propósitos. De esta tierra. Andar por fe. Y. .conocer la personalidad de,Dios y su hijo. ...y acercarnos a ellos. Por medio. Tanto de la tribulación. Como por el gozo de ser sus hijos!!! Gracias!!!!! Es maravilloso!!
    Marina

    ResponderEliminar
  2. Gracias!! Es un testimonio del amor de Dios!! A si lo siento

    ResponderEliminar

Cualquier comentario es bien recibido si se hace con respeto y educacion. Los comentarios que no cumplan estas sencillas normas seran borrados.