MORMONES Y MACHISMO

El tema del machismo es polémico donde los haya, pero no me importa tratarlo, aunque reconozco que hay muchos puntos de vista y sobre todo, muchas luces y sombras al respecto.

De lo que aprendemos en las Escrituras, el hombre y la mujer son iguales en derechos y deberes, aunque diferentes en responsabilidades, algo obvio, pero que ha llevado a errores a través de la Historia.

Algunas Escrituras se han tergiversado o modificado, por dolo o error, para aparentar una superioridad del varón sobre la mujer, pero eso no es correcto, para el Señor, todos somos iguales, el Libro de Mormón así lo enseña, 

2 Nefi 26

33  Porque ninguna de estas iniquidades viene del Señor, porque él hace lo que es bueno entre los hijos de los hombres; y nada hace que no sea claro para los hijos de los hombres; y él invita a todos ellos a que vengan a él y participen de su bondad; y a nadie de los que a él vienen desecha, sean negros o blancos, esclavos o libres, varones o mujeres; y se acuerda de los paganos; y todos son iguales ante Dios, tanto los judíos como los gentiles.



También Pablo lo enseña en 1 Corintios 11

11 Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón.

No obstante, en un futuro, pretendo hacer un artículo mas extenso con otras Escrituras que atestiguan de la igualdad de hombres y mujeres.

Dicho lo anterior, alguno pensará que no vivo en este mundo o no conozco la Historia, de cómo las Sociedades han sido históricamente machistas hasta hace bien poco, incluso hoy día, en algunas culturas, continua siéndolo.

Pero lo que pretendo destacar en este momento, es que el machismo es mas una cuestión cultural que cristiana, y en particular, en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Cierto es que no niego que hayan habido comportamientos machistas en la Iglesia, pero los atribuyo mas a cuestiones culturales que a cuestiones doctrinales, es decir, que podemos haber sido machistas como la Sociedad en general, pero no machistas por enseñarlo en nuestra doctrina.

Muchas veces he expresado que las personas somos rehenes de nuestra cultura y nuestra época y, por ello, a veces tenemos comportamientos que no llegamos a ver equivocados hasta generaciones posteriores. Y eso no tenemos que confundirlo con que enseñemos o prediquemos lo contrario.

Por ejemplo, Pedro, Pablo y todos los Apóstoles jamás condenaron la esclavitud humana.... hoy día resulta repugnante dicha practica y ¿por qué no lo condenaron los Apóstoles del Señor?. Porque era una practica habitual de la época, miles de personas nacían, vivían y morían esclavos y sus hijos heredaban la esclavitud y todo el mundo lo veía normal.... a eso me refiero de que somos rehenes de nuestra época y cultura.

De la misma manera, los Santos de los Últimos Días, podemos haber sido machistas en algún momento, pero no porque nuestra doctrina así lo enseñe, todo lo contrario, sino por nuestra cultura. 

Eso lo sabemos muy bien cuando vamos al Templo, donde hombres y mujeres, como iguales, participan y fungen con los mismos privilegios y responsabilidades.

Como ejemplo, les quiero poner dos hechos históricos que pocas personas conocen y que les documento a continuación.

El primero es la fecha en que se concedió el voto femenino en el Estado de Utah, como sabrán, para la época, en Utah la inmensa mayoría de personas eran mormonas e incluso los lideres políticos también lo eran y vean que las mujeres mormonas, fueron las segundas en Estados Unidos en poder ejercer su derecho al voto en 1870, ya que se les adelantaron unos mese en Wyoming, donde por cierto, también había muchos mormones.

Fijense que se adelantaron casi medio siglo a todos los 'paises modernos' cuyas mujeres consiguieron el derecho al voto tras la Primera Guerra Mundial.

El segundo es conocer que la primera Senadora Estatal de Estados Unidos fue una mormona por el Estado de Utah, Martha H. Cannon, una gran mujer que consiguió el privilegio de ser pionera política por un Estado de mayoría mormona.

Espero disfruten el articulo y espero sus comentarios.





El auge del feminismo norteamericano


A fines del siglo XIX y principios del siglo XX, las feministas americanas iniciaron una activa campaña por la consecución del sufragio. Dirigidas por Susan B. Anthony (1820-1906), Lucy Stone(1818-1893) y Elisabeth Cady Stanton (1815-1902) y encuadradas desde 1890 en la Asociación Nacional Americana por el Sufragio de la Mujer  (National American Woman Suffrage Association), encaminaron sus esfuerzos a conseguir el voto en los diversos estados y  a forzar un cambio en la constitución norteamericana.

Anthony, Stanton y otras sufragistas norteamericanasSusan B. Anthony, Elisabeth C. Stanton
y otras sufragistas norteamericanas

“Ahora que, como resultado de la lucha por la igualdad de oportunidades y debido al uso de maquinaria, se ha operado una gran revolución en el mundo de la economía, de manera que donde pueda acudir un hombre a ganarse un dólar honradamente también puede ir una mujer, no hay forma de rebatir la conclusión de que ésta tiene que estar investida de igual poder para poderse proteger. Y ese poder es el voto, el símbolo de la libertad y de la igualdad, sin el cual ningún ciudadano puede estar seguro de conservar lo que posee y, por lo tanto, mucho menos de adquirir lo que no tiene”.
Susan B. Anthony
La mujer quiere el pan, no el voto

Sufragista estadounidense manifestándoseManifestante sufragista


El voto femenino fue siendo aprobado mediante consultas populares en diversos estados: Wyoming (1869), Utah (1870), Colorado (1893),  Idaho (1896), Washington (1910), California (1911), Oregón, Arizona y Kansas (1912) y Nevada y Montana (1914).
En 1917 fue elegida en Montana la primera congresista de los Estados Unidos, Jeanette Rankin.


Sufragio femenino: 2 zonas blancas más en el mapa...El avance del derecho de voto femenino en EE.UU.


Finalmente, en 1919, el presidente Wilson, del partido demócrata, anunció personalmente su apoyo al sufragio femenino.
En 1920 quedaba aprobada la XIX Enmienda a la Constitución que otorgaba el derecho de voto a las mujeres.

Enmienda XIX de la Constitución de Estados Unidos
“El derecho de los ciudadanos de Estados Unidos al voto no será negado ni limitado por los Estados Unidos o por cualquier estado por razón del sexo”.
 



Mujeres votando
http://www.historiasiglo20.org/sufragismo/index.htm


Martha Hughes Cannon

Martha Maria Hughes Cannon (1 de julio de 1857 - 10 de julio de 1932) fue una médica, defensora de los derechos de las mujeres en Utah y sufragista, y senadora estatal de Utah. Cannon tiene la distinción de ser la primera mujer elegida senadora estatal en los Estados Unidos.

6 comentarios:

  1. Preciosoooo!! Es hermoso saber que Dios aborrece el machismo..y que para el todos sus hijos somos iguales. Que ama a los hombres como. Tales. . Y les dio responsabilidades de humildad. Y a las mujeres. Como joyas de gran valor!!para ser juntos" uno.." es alentor que. Dios valore. A sus hijos.. Como familia.. GRACIASSSSSS!!!!
    Marina

    ResponderEliminar
  2. El obispo de m4, nos recuerdo q es de la costilla q viene la mujer, no del pie para q sea inferiores o de la cabeza para q sea superior, sino de la costilla, quiere decir, de al lado, juntos,
    Gracias

    ResponderEliminar
  3. .me encantan tus publicaciones, y por eso las comparto con mis amigos Emoticono smile

    ResponderEliminar

Cualquier comentario es bien recibido si se hace con respeto y educacion. Los comentarios que no cumplan estas sencillas normas seran borrados.